La madre de una niña paciente de una EPS recibió una llamada para actualizar datos de la menor. Lo sorprendente es que la menor falleció hace nueve meses. La madre quedó consternada