Calle del barrio Santa Lucía se vuelve un río de aguas negras cuando llueve

241