El comercio en la Ciudadela Norte ha cambiado su ritmo, aunque en el transcurso del día en lo que va del paro armado locales están abiertos, culminando la tarde todo se cierra con miedo a lo que pueda suceder, sumado a eso las pérdidas de vendedores ambulantes quienes no han recibido compradores que vienen de diferentes localidades