Los comerciantes y comunidad ocañera se encuentran atemorizados ante los constantes hechos que se vienen presentando en la región en donde varios ciudadanos son víctimas de secuestro por ello y ante el reciente suceso registrado alzan su voz, mostrando su preocupación ante este panorama que cada día afecta a más familias nortesantandereanas.