Nuevamente ciudadanos ocañeros son víctimas de los delincuentes motorizados que con armas de fuego intimidan a sus víctimas y los despojan de sus pertenencias, anoche atracaron varias personas en el barrio Camilo Torres cerca de la parroquia San Rafael.