El pasado 7 de enero la madre comunitaria Norayma Carrascal fue raptada del seno de su hogar, desde ese momento empezó el calvario de su familia y allegados quienes exigen a sus captores que le respetaran la vida y la dejaran en libertad.