En pleno centro de Ocaña cuando no eran las 7 de la noche, a escasa media cuadra del parque principal una pareja de esposos dejó el carro estacionado, después de hacer algunas diligencias regresaron y se llevaron la sorpresa que los habían robado.