Desde el 14 de diciembre de 1994 Ramón Torres cumple con la tarea de custodiar la Casa del Deporte, que ha sido escenario para los encuentros de diferentes categorías en Ocaña y que fue fundada en la década de los 90. El ocañero reconoce que el bien inmueble hace parte de la Gobernación, solo pide que le tengan en cuenta ante todo lo que él ha hecho para mantener la vivienda durante 29 años y sea reubicado con su familia.