Gracias a una investigación que duró alrededor de 8 meses apoyados por tecnologías de ubicación e instalación de cámaras viales, agentes encubiertos dentro de la cadena del transporte y sobre los ejes viales, la Policía Nacional logró la desarticulación de la banda delincuencial los cisternas con la captura por orden judicial de cuatro personas sindicados de los delitos de hurto agravado, concierto para delinquir con secuestro simple.