La comunidad del barrio Promesa de Dios en apoyo con los miembros de JAC realizaron una limpieza en la vía, que después de 15 años de estar cerrada, hoy le permiten a toda la comunidad ocañera transitar por este lugar de manera tranquila y con un fácil acceso hacia el centro de la ciudad.