En el informe de la Defensoría del Pueblo se deja en evidencia la realidad que padecieron el año pasado quienes se dedican a preservar los derechos de las comunidades, particularmente en las regiones donde el conflicto armado interno tiene mayor auge.