La Policía Nacional, en un trabajo conjunto con la secretaría de movilidad y tránsito, busca generar un control a cada uno de los vehículos dedicados al transporte de estudiantes hacía las instituciones educativas, a través del plan colegios verificarán el estado de las buseta y también que cada uno de ellas y su conductor cuente con la documentación requerida para así garantizar la seguridad de la vida e integridad de los menores.