Las afectaciones que ha dejado el fenómeno del niño tanto en vías, como en cultivos ha puesto en marcha a las autoridades de gestión del riesgo en la región, para hacer un llamado de mitigación a las emergencias y a que se tomen controles no solo de las autoridades sino también en las diferentes poblaciones por parte de campesinos.