Luego de muchos años de esfuerzo por parte de quienes trabajaron en la lucha constante para tener un lugar donde vivir, hace 61 años un grupo de pobladores invadió unos terrenos aledaños a donde actualmente es la Cárcel Modelo de la ciudad, posterior a eso con la ayuda de la Diócesis de Ocaña y en ese entonces su obispo Monseñor Rafael Sarmiento Peralta dichas familias pudieron quedarse en estos terrenos que fueron donados y donde hoy por hoy se levanta el barrio en honor a Nuestra Señora de las Gracias de Torcoroma.