Hay preocupación por parte de los personeros en el Catatumbo y otros municipios de Norte de Santander por las denuncias de amenazas de muerte por parte de grupos armados que hacen presencia en la zona y dificultan el ejercicio de los funcionarios del ministerio público. Situación que se ha intensificado en los últimos meses en especial en la provincia de Ocaña y municipios del alto Catatumbo.