Luego del cierre de la Ladrillera Lemus en el sector de El Hatillo, más de 20 familias han quedado sin el sustento de todos los días ya que los obreros han perdido su trabajo. Luego de este proceso quienes ejercieron esta labor desde hace muchos años y propietarios de la ladrillera piden a las autoridades ambientales una prórroga de dos meses para realizar el proceso de terminación de miles de ladrillos que han quedado represados desde hace un mes.