Según información de la comunidad, los consumidores de alucinógenos continúan provocando acciones negativas que afectan el bienestar de los ciudadanos y generan una emergencia ambiental. esta vez en el barrio San Fermín se registró un incendio forestal, al lugar hicieron presencia los organismos de socorro para atender en el menor tiempo posible esta situación.