Sus manos tallaron los más hermosos cuadros en madera, que representaban no sólo una vocación, sino un arte en la vida del señor Onofre Navarro Vergel. Las obras del artista fueron el contacto de su arte con la religión y la cultura, clave en la sociedad que presenció sus horas de trabajo que embellecieron casas y templos católicos.